Blogia
Blog Diegopisón

Historia de un derbi

Historia de un derbi

Entre el Real Zaragoza y el Atlético Osasuna tienen una gran rivalidad. No se puede considerar que exista desde siempre. Raúl Goni Bayo afirmó en rueda de prensa que "para los que somos zaragocistas desde pequeños y lo hemos vivido, los partidos contra Osasuna son especiales por la cercanía y eso lo convierte en nuestro derbi. A mí me gustan". El principal factor que hace de este encuentro de gran rivalidad es la cercanía geográfica. Tan sólo 175 kilómetros separan Pamplona de Zaragoza. Se consideraba éste un derbi ya que los dos coincidían en Primera, en cambio, con el Huesca no pasaba lo mismo. El Osasuna y el Real Zaragoza eran grandes "amigos". El primero invitó al segundo a la inauguración del Sadar y el segundo invitó al primero a la inaguración de Torrero y la Romareda. En los años 80, con los dos equipos ya asentados en Primera División, llegaron los primeros grandes derbis. En los dos primeros encuentros de esa década, la afición navarra llegaba a los 7.000. Se veía una gran hermandad entre estos dos equipos. Se veía buen ambiente. Los pamplonicas iban vestidos de San Fermín. Las banderas de Aragón y las de Navarra se mezclaban en el aire. Todo era casi perfecto hasta que en el 1987, la Romareda vio el primer incidente. Algunos aficionados tiraron una botella a Roberto Santamaría, guardameta rojillo. Las fuerzas de la ley tuvieron que intervenir y un portavoz de la Policía Nacional afirmó que "hemos entrado en la grada para separar a las dos aficiones". Varias denuncias llegaron por esas intervenciones. El buen rollo entre los dos equipos había desaparecido. Tres meses más tarde se creó la peña que acoge a los ultras osasunistas, los Indar Gorri. Desde entonces ha habido de todo. Además de la disminución de visitantes hasta apenas 1.000 en los 90, existieron enfrentamientos durante el partido con bengalas. Apedreamientos fuera del campo, cánticos contra jugadores de los dos equipos, contra los dos equipos y contra San Fermín y la Virgen de pilar. La agresividad ha ido aumentando y ahora existe una gran tensión entre ambos clubes aunque sobre todo entre ambas aficiones y más en concreto entre Indar Gorri y Ligallo, los dos grupos ultras. En el 2005 hubo un intento fallido de reconciliación entre el Real Zaragoza y el Atlético Osasuna. Los dirigentes y las federaciones de los dos equipos hicieron varias fotos en la basílica del Pilar y en algunos otros lugares de la ciudad maña. Se veía una clara reconciliación y se veía paz hasta que durante el partido el grupo radical increpó a los osasunistas a lo largo de los noventa minutos. Las pancartas de "nunca seréis bienvenidos" y la de "nosotros, seis copas, y vosotros, una ilusión" entre otras acabaron de derrumbar el muro de la paz que se había levantado entre ambas aficiones. Al finalizar el encuentro, los Ligallo insultaron y apedrearon a los rojillos y a la policía que les protegía. Hasta hora venían en grupos controlados pero los Indar Gorri no han anunciado ningún viaje conjunto así que irán dispersos. Mientras que los Ligallo Fondo Norte han amenazado a los visitantes con "son navarros y tienen que morir", el Colectivo 1932 ya ha avisado que quiere que sea una fiesta, un espectáculo. Media hora antes de empezar el encuentro ha pedido que vayan los aficionados zaragocistas para que la gente sepa lo que se hará con ciertas indicaciones.

El técnico pamplonica es José Antonio Camacho y el mayo peligro que tiene en ataque es Walter Pandiani que no ha podido viajar a Zaragoza por su expulsión el pasado fin de semana. Un viejo conocido por la afición zaragocista es Sergio Fernández. El central vuelve al centro de la zaga osasunista.

Blog Diegopisón

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres